DIFERENCIAS ENTRE TAE Y TIN EN OPERACIONES BANCARIAS

Poradministrador

DIFERENCIAS ENTRE TAE Y TIN EN OPERACIONES BANCARIAS

Al contratar préstamos e hipotecas es importante saber si el tipo de interés que se nos proporciona es el TIN o la TAE. El primero no incluye comisiones y gastos asociados, por lo que hay que tener en cuenta el segundo para comparar créditos de forma homogénea.

A menudo los folletos informativos y publicidad de los bancos nos bombardean con siglas como estas, TAE y TIN, que debemos de entender adecuadamente para no llevarnos a engaños. ¿Cuál es la diferencia entre ambas?

Para empezar, conviene saber qué significa cada acrónimo. La TAE es la Tasa Anual Equivalente mientras que el TIN es el Tipo de Interés Nominal. La explicación de cada indicador sirve para establecer sus principales diferencias: mientras que el TIN indica cuál es el tipo que se aplica sobre el producto financiero teniendo en cuenta únicamente el pago de los intereses, la TAE indica cuál es el coste o rentabilidad efectiva del producto, incluyendo tanto el TIN, la frecuencia de los pagos y otros conceptos y gastos como las comisiones.

Las entidades financieras juegan mucho con estos conceptos. La TAE indica una cifra más elevada porque incluye más conceptos y gastos y, por este motivo, es el interés que aparece asociado a productos de ahorro como los depósitos a plazo fijo o algunos fondos de inversión. El TIN es utilizado para préstamos personales e hipotecas dado que, al no tener en cuenta las comisiones ni otros gastos asociados, la cifra que aparece es menor y resulta más atractivo a los ojos de un cliente de banca.

Calcular la TAE a través del TIN

Como hemos dicho, el cálculo de la TAE se realiza a partir del Tipo de Interés Nominal más otros conceptos como algunos gastos y comisiones necesarios para contratarlo. Es decir, la TAE se puede calcular a través de la TIN siempre y cuando conozcamos el resto de conceptos.

Dado que la TAE viene reflejada en los productos de ahorro pero no así en los préstamos bancarios, es conveniente realizar su cálculo para no llevarnos sustos innecesarioscuando tengamos que pagar todos los gastos asociados. Para ello, y como el cálculo puede resultar tedioso, existen numerosas calculadoras de TAE por Internet como la que ofrece la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Para su cálculo, tan solo necesitas:

  • Precio al contado, que indica el importe del préstamo o de la compra que queremos financiar.
  • Comisiones que pagamos en el momento de la compra, indicando todos los gastos relacionados con la financiación que vamos a recibir, desde la comisión de apertura hasta comisión por cancelación anticipada, pasando por gastos de notaría y registro, gastos de seguros, impuestos…).
  • Importe de la cuota mensual, con la cuota mensual que pagaremos y que generalmente, facilita la entidad financiera.

Prestar atención al interés del préstamo bancario

A pesar de que los bancos y entidades financieras están obligados a publicar el coste o rendimiento efectivo de sus productos financieros en virtud de normativa impuesta por su regulador, el Banco de España, existen ocasiones en las que no queda claro a qué interés están haciendo referencia en su publicidad.

Así, es importante informarse de manera adecuada de a qué están haciendo referencia, si a la TAE o al TIN, para tener toda la información relevante de cara a contratar el préstamo. Las diferencias entre una y otra tasa pueden ser bastante significativas como para obviarlas.

About the author

administrador administrator

Deja un comentario